Los síntomas mas habituales son:

  • Inatención: presentan una dificultad para estar atentos, sobre todo en situaciones de baja estimulación.
  • Hiperactividad: Necesidad de estar en movimiento continuamente
  • Impulsividad: Mayor dificultad para controlar e inhibir los impulsos.

Estos síntomas pueden generar en los niños problemas con sus iguales y en casa, junto a problemas en el rendimiento escolar.

Muchos de estos niños también pueden asociar otro tipo de trastornos como problemas de conducta (como conducta oposionista desafiante) , depresión, ansiedad…