Los trastornos de la personalidad no se “curan” de manera similar a como lo puede hacer otro tipo de enfermedades médicas (una infección, por ejemplo). No obstante, hay pruebas científicas de que algunas psicoterapias son eficaces en ayudar a disminuir las complicaciones más relevantes del trastorno límite de la personalidad, uno de los trastornos de la personalidad más prevalentes y problemáticos.