Investigación

Imprimir Aumentar tamaño fuente Reducir tamaño fuente

El problema mente-cerebro (II): sobre la conciencia: Artículo de Javier Tirapu en la Revista de NeurologíaSeptiembre 2016

El problema mente-cerebro (I): fundamentos ontoepistemológicos? (Ref. 2016230) publicado en Revista de Neurología (volumen 63, número 03, página 0130).

Javier Tirapu Ustárroz, F. Goñi Sáez

RESUMEN

Introducción. La conciencia es el resultado de una serie de procesos neurobiológicos en el cerebro y a su vez es un rasgo del nivel de su complejidad. En realidad, el estar y el ser consciente nos sitúan ante lo que Chalmers ha denominado el ‘problema blando’ y el ‘problema duro’ de la conciencia. El primero hace referencia a aspectos como la vigilia, la atención o el conocimiento, y el segundo a conceptos tan complejos como autoconciencia, ‘yo neural’ o cognición social. En este sentido se puede afirmar que el concepto de conciencia como algo unitario plantea problemas de acercamiento a una realidad sumamente compleja.

Desarrollo. Planteamos los principales modelos que desde una perspectiva neurocientífica han abordado el tema de la conciencia. Por un lado, los modelos de experiencia consciente de Crick, Edelman y Tononi, y Llinàs, y por otro, los modelos y las bases neuronales de la autoconciencia de autores como Damasio (conciencia central y extendida), Tulving (conciencia autonoética, noética y cronestesia), el problema de los qualia (Dennett, Popper, Ramachandran) y el modelo de los cógnitos (Fuster).

Conclusiones. Todos los estímulos que recibimos del mundo externo y de nuestro mundo interno son convertidos y tratados por el cerebro para integrarlos y que formen parte de nuestra identidad. Desde la percepción de un perro y reconocerlo como tal hasta la comprensión de la propia conciencia responden al funcionamiento de estructuras cerebrales, neuronas y sinapsis. Ahora bien, los procesos más complejos de la conciencia, como la autoconciencia o la empatía, son probablemente procesos emergentes del cerebro.

SI DESEA LEER EL ESTUDIO PINCHE aquí

Imprimir Aumentar tamaño fuente Reducir tamaño fuente

El problema mente-cerebro (I): fundamentos ontoepistemológicos?: Artículo de Javier Tirapu en la Revista de NeurologíaAgosto 2016

El problema mente-cerebro (I): fundamentos ontoepistemológicos? (Ref. 2016230) publicado en Revista de Neurología (volumen 63, número 03, página 0130).

Javier Tirapu Ustárroz, F. Goñi Sáez

RESUMEN

Introducción. La ciencia y la filosofía han abordado a lo largo de la historia del pensamiento y desde diferentes perspectivas epistémicas el problema mente-cerebro. La primera de ellas acota áreas específicas de la realidad y construye hipótesis de corto alcance y múltiple conectividad intercientífica con el objetivo de validar modelos teóricos; la segunda extiende su arquitectura sistémica al conjunto de lo real (incluida la actividad científica).

Desarrollo. La complejidad del problema mente-cerebro exige generar un vínculo de conexión disciplinar entre la filosofía y la ciencia; nuestros presupuestos ontoepistemológicos se erigen, por lo tanto, en el marco de una filosofía orientada científicamente (filosofía científica). Se defiende el materialismo emergentista como solución filosófico-científica coherente y contrastable en contraposición a otras propuestas desarrolladas desde diferentes modelos ontológicos (por ejemplo, dualismo interaccionista, funcionalismo, teoría de la identidad, epifenomenalismo...).

Conclusiones. La respuesta al problema mente-cerebro sólo es factible desde una neurociencia cognitiva fundamentada filosóficamente: el materialismo emergentista –postulado ontológico– afirma que la mente es una propiedad emergente (novedad cualitativa) del cerebro; el realismo científico –postulado epistemológico– sostiene que la neurociencia cognitiva es la herramienta teórico-experimental básica que posibilita el acceso cognoscitivo tanto al cerebro como a sus procesos neurocognitivos. Consideramos que a partir de esta fundamentación filosófica, la neurociencia cognitiva adquiere legitimidad epistémica para acometer el estudio del proceso mental más genuinamente humano: la conciencia. Palabras clave. Filosofía de la ciencia. Filosofía de la mente. Materialismo emergentista. Mente-cerebro. Neurociencia cognitiva. Realismo científico. Palabras clave: Funciones ejecutivas, modelos constructo unitario, modelos secuenciación temporal, filtro dinámico, teoría integradora, modelos jerárquicos funcionales, modelos cognición-emoción, implicaciones rehabilitación.

SI DESEA LEER EL ESTUDIO PINCHE aquí

Imprimir Aumentar tamaño fuente Reducir tamaño fuente

Artículo de Javier Tirapu, Pilar Luna y Pilar Hernáez publicado en la Revista Neuropsicología, Neuropsiquiatría y NeurocienciasJulio 2016

Modelos de Funcionamiento Ejecutivo y sus Implicaciones para la Rehabilitación: De lo Conceptual a la Clínica | Models of Executive Function and their Implications in Rehabilitation: From a Conceptual Level to Clinical Practice

Javier Tirapu Ustárroz, Pilar Luna Lario, Pilar Hernáez Goñi & Beatriz María Ruiz García 

RESUMEN

Introducción: En términos genéricos, las Funciones Ejecutivas (EF) hacen referencia a una constelación de capacidades cognitivas implicadas en la resolución de situaciones novedosas, imprevistas o cambiantes. Es decir, las funciones ejecutivas desde una perspectiva adaptativa y evolucionista son aquellos procesos mentales que nos permiten adaptarnos de manera flexible a entornos cambiantes. Anatómicamente, las EF se han vinculado al funcionamiento de los lóbulos frontales, más concretamente al córtex prefrontal. Nuestro objetivo tratar de estrechar la diferencia entre la investigación científica básica en el área de las funciones ejecutivas y la práctica clínica.

Desarrollo: Se revisan los principales modelos teóricos que han tratado de explicar las funciones ejecutivas como los modelos de constructo unitario, modelos de secuenciación temporal, la teoría integradora del córtex prefrontal, los modelos jerárquicos-funcionales y los modelos integradores razón-emoción.

Discusión: En este trabajo hemos intentado relacionar los diferentes modelos de funcionamiento ejecutivo con las implicaciones que estos modelos tienen para el diseño de programas de intervención y la implementación de programas de rehabilitación. Esto significa que incluso si ponemos nuestra confianza en la investigación en ciencias básicas y en los modelos de EF para lograr que el sujeto mejore (es decir, para producir la reparación estructural del cerebro dañado) debemos además que entender los principios subyacentes que permiten al cerebro ser cada vez más funcional. Es casi seguro que no hay ningún método de rehabilitación que por sí sólo sea adecuado para todas las situaciones que se deben afrontar en el mundo real. De esta manera, es vital que la investigación en rehabilitación práctica y clínica continúe, y que los clínicos y teóricos compartan sus conocimientos, modelos e ideas entre ellos para continuar avanzando en este siempre complejo camino de la rehabilitación neurosicológica de las funciones ejecutivas.

Palabras clave: Funciones ejecutivas, modelos constructo unitario, modelos secuenciación temporal, filtro dinámico, teoría integradora, modelos jerárquicos funcionales, modelos cognición-emoción, implicaciones rehabilitación.

SI DESEA LEER EL ESTUDIO PINCHE aquí

Imprimir Aumentar tamaño fuente Reducir tamaño fuente

Publicado un estudio sobre el Tempo cognitivo lento en la revista de Neurología en la que han participado Javier Tirapu, Pilar Luna y Pilar Hernáez de la Fundación Argibideoctubre 2015

 J. Tirapu-Ustárroz, B.M. Ruiz-García, Pilar Luna, P. Hernáez-Goñi

RESUMEN

Título: Tempo cognitivo lento: una revisión actualizada

Introducción. El estudio del tempo cognitivo lento (TCL) surgió en gran parte de las investigaciones del trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH). Este constructo se define con una gama de síntomas conductuales, como apariencia de somnolencia, soñar despierto, hipoactividad física, pobre iniciativa, letargo y apatía.

Desarrollo. Se revisa el constructo de TCL a través de artículos recientemente publicados al respecto sobre características clínicas, síntomas asociados, evaluación, prevalencia, etiología, comorbilidad, perfiles neuropsicológicos y tratamiento. Los trabajos más actuales proponen entender el TCL como un cluster de síntomas distintivo del TDAH. Aunque no hay un consenso claro, los datos son cada vez más consistentes y dotan de gran validez externa al TCL, asociándolo con síntomas internalizantes.

Conclusiones. Consideramos necesario anclar los diferentes subtipos de TDAH en modelos conceptuales atencionales. Así, la red de orientación atencional se relacionaría con el TCL, la red de vigilancia o atención sostenida con el TDAH subtipo inatento, y la atención ejecutiva sería la implicada en el TDAH subtipo combinado. La evidencia hasta la fecha, incluyendo esta revisión, apoya la idea de que el TCL es un trastorno de atención diferenciado del TDAH, pero que, como cualquier trastorno dimensional, puede solaparse con él aproximadamente en la mitad de los casos.

Palabras clave: Atención - Comorbilidad - Etiología - Síntomas internalizantes - Subtipos de TDAH - Tempo cognitivo lento - Trastorno por déficit de atención/hiperactividado

SI DESEA MÁS INFORMACIÓN PINCHE aquí

Imprimir Aumentar tamaño fuente Reducir tamaño fuente

Publicado un estudio en la revista Neurología en la que han participado varios profesionales de la Fundación ArgibideEnero 2016

Pilar Luna-Lario, Javier Tirapu-Ustárroz, R. Seijas-Gómez, I. Basterra-Jiménez, T. Cabada-Giadás, M. Iridoy-Zulet, I. Jericó-Pascual, A. Gargallo-Vaamonde, J.J. López-Goñi
Pública de Navarra).

RESUMEN

Título.  Estudio descriptivo del perfil neuropsicológico y psicopatológico en pacientes con distrofia miotónica tipo 1

Introducción. La distrofia miotónica tipo 1 (DM-1) o enfermedad de Steinert es un trastorno multisistémico y progresivo. Se han encontrado déficits cognitivos, clínica depresiva y alta incidencia de rasgos de personalidad ansiosos con afectación tanto en la funcionalidad como en la calidad de vida de estos pacientes.

Objetivo. Describir el perfil cognitivo y psicopatológico de una muestra de pacientes con la variante adulta de DM-1.

Pacientes y métodos. Se seleccionó una muestra de 27 pacientes con diagnóstico de DM-1 en seguimiento en el Servicio de Neurología del Complejo Hospitalario de Navarra. Los criterios de inclusión fueron tener menos de 50 años y descartar cualquier otra patología o condición física que impidiese realizar la evaluación psicológica. Se utilizó una batería de evaluación neuropsicológica específicamente diseñada para este tipo de patología, además de medidas de psicopatología y funcionalidad.

Resultados. La evaluación neuropsicológica reflejó, principalmente, déficits en habilidades visuoconstructivas, visuoespaciales, atención alternante y en sintomatología disejecutiva heteroinformada. El grupo de pacientes no presentó sintomatología depresiva ni ansiosa clínicamente significativa, pero sí puntuaciones elevadas en obsesión-compulsión, sensibilidad interpersonal, ideación paranoide y psicoticismo. Los resultados orientaron hacia un deterioro en la funcionalidad. Conclusiones. En el abordaje integral de la DM-1, la caracterización y el seguimiento evolutivo del perfil cognitivo, psicopatológico y de personalidad, así como del nivel de funcionalidad, contribuyen a la mejora de la calidad de vida de estos pacientes.

Palabras clave: Distrofia miotónica - Enfermedad de Steinert - Estado emocional - Funcionamiento cognitivo - Personalidad - Síndrome disejecutivo

SI DESEA DESCARGAR EL ESTUDIO PINCHE aquí

Imprimir Aumentar tamaño fuente Reducir tamaño fuente

Personalidad valorada desde el Modelo de los Cinco Grandes Factores y Trastornos de la Conducta Alimentariamayo 2015

El estudio ha sido realizado por Beatriz Gutiérrez López (Fundación Argibide), J. Soriano Pacheco, (Hospital Sant Pau. Barcelona, España), G. Dada Sánchez G. (Centro Arborétum. San Salvador, El Salvador, C.A.) y G. Feixas Viaplana, G. (Universidad de Barcelona (UB). Barcelona, España.)

Título:
Personalidad valorada desde el Modelo de los Cinco Factores y Trastornos de la Conducta Alimentaria

Autores:
Gutiérrez López B, Soriano Pacheco J, Dada Sánchez G, Feixas Viaplana G

Centro de Trabajo:
Fundación Argibide

Email Contacto:
b.gutierrez@fundacionargibide.com

Palabras Clave:
Personalidad; Modelo de Cinco Factores; Trastornos de la Conducta Alimentaria

Resumen:
Antecedentes
Existe evidencia empírica que sostiene que las pacientes con TCA difieren de la población sana en cuanto a su personalidad, principalmente en las dimensiones de neuroticismo e introversión. También que la personalidad de los pacientes con TCA es muy heterogénea y que existen ciertas dimensiones diferenciales en función del subtipo diagnóstico. La literatura muestra un vacío en cuanto a si estas diferencias en personalidad existían antes de iniciarse la enfermedad.

Objetivos
Valorar si existen diferencias en la personalidad de los sujetos con TCA utilizando una medida de autoinforme que evalúa la personalidad normal desde la teoría de los cinco factores de Costa y McCrae, (1992).

Resultados
La muestra está constituida por un grupo de 102 mujeres (43 AN, 28 BN y 31 TCANE) que recibieron tratamiento en centros especializados en TCA de la provincia de Barcelona y a las cuales se les administró Inventario de Personalidad NEO-FFI entre los años 2007-2011. Para analizar los datos se utilizó estadística paramétrica mediante el paquete de análisis estadístico de las ciencias sociales (SPSS) en su versión 15.0.

Los datos indican que las mujeres con AN obtienen puntuaciones significativamente superiores en responsabilidad que las mujeres con BN y con TCANE, inferiores en apertura a la experiencia que las mujeres con BN e inferiores en neuroticismo que el grupo TCANE. Además el grupo de ANR puntúa significativamente más en responsabilidad que las mujeres con BN y TCANE, y menos en apertura a la experiencia que las mujeres con BN. El grupo con ANP no difiere de manera significativa en ninguna de las dimensiones de personalidad de los grupos ANR, BN y TCANE.

Conclusiones
Los resultados de nuestro estudio confirman la existencia de una personalidad heterogénea y diferencial entre las pacientes con TCA, siendo el grupo de ANR el que aporta las mayores características diferenciales.

Imprimir Aumentar tamaño fuente Reducir tamaño fuente

Rubén Peinado, Psicólogo Clínico de la Fundación Argibide participa en el estudio Características de los suicidios consumados en Navarra en función del sexo (2010-2013)mayo 2015

Rubén Peinado Jaro, Psicólogo Clínico de la Fundación Argibide, han desarrollado junto con L. Azcárate (Centro de Salud Mental. Beasain-Osakidetza), M. Blanco (Centro Neurólogico de Atención Integral), A. Goñi y M.J. Cuesta (Servicio Navarro de Salud – Osasunbidea), I. Pradini (Instituto Navarro de Medicina Legal) y J.J. López-Goñi (Departamento de Psicología y Pedagogía. Universidad
Pública de Navarra).

Para correspondencia: josejavier.lopez@unavarra.es

RESUMEN
Fundamento.Determinar el número de suicidios y las principales variables sociodemográficas, temporales y métodos empleados en los mismos en Navarra en el periodo 2010-2013 en función del sexo.

Material y métodos. Revisión de las historias clínicas informatizadas del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea de los suicidios consumados en Navarra.

Resultados. Se produjeron 180 suicidios. El número de suicidios se mantuvo estable: 41 en el año 2010, 51 en el año 2011 y 44 en los años 2012 y 2013. El 75,4% (n=136) eran hombres y el 24,6% (n=44) mujeres. En la franja de edad comprendida entre los 13 y los 26 años de 13 suicidios, 12 (92,3%) fueron de hombres. En cuanto a la situación laboral, el 49,3% (n=70) eran pensionistas. La mayor frecuencia de suicidios se dio en verano (n=71) y primavera (n=39). El lunes fue el día de la semana con más suicidios (n=37) y el intervalo entre las 8:00 y las 12:00 el momento del día en que más suicidios (n=80) se produjeron. Los métodos más empleados fueron el ahorcamiento (n=59), la precipitación desde altura (n=41) y la sobre ingesta farmacológica (n=23). Los varones emplearon con mayor frecuencia métodos violentos. Es necesario
destacar que en algunas de las variables sociodemográficas había hasta un 60% de casos sin información.

Discusión. Los resultados encontrados muestran algunas especificidades del fenómeno del suicidio en Navarra que deben considerarse para su prevención. Asimismo se recomienda desarrollar e implementar protocolos específicos de recogida de información para
mejorar las estrategias preventivas.

Palabras clave. Suicidio. Diferencias de género. Método sociodemográfico.

MÁS INFORMACIÓN PINCHANDO aquí

Imprimir Aumentar tamaño fuente Reducir tamaño fuente

Cristina Gómez y Vito Astráin de la Fundación Argibide presentan el póster y comunicación "Prevalencia de Experiencias de Maltrato Filio-Parental en Pacientes con Trastornos Mentales en Tratamiento en un Hospital de Día Psiquiátrico"abril 2015

El trabajo se ha presentado en el I Congreso Nacional de Violencia Filioparental en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid celebrado los pasados 16 y 17 de abril.

C. Gómez*, V. Astrain**

(*) Hospital de Día Psiquiátrico I. Red de Salud Mental de Navarra. Fundación Argibide

(**) Centro de Salud Mental IB. Red de Salud Mental de Navarra. Fundación Argibide

Correspondencia:  cristina.gomez.leone@cfnavarra.es

VER POSTER PINCHANDO aquí

Antecedentes

La relación entre las experiencias de maltrato a lo largo de la vida y la salud ha sido ampliamente estudiada. Está bien documentado que el maltrato incide sobre la salud de la víctima deteriorándola, de modo que las personas que padecen experiencias de maltrato utilizan con mayor frecuencia los servicios del sistema de salud, con ratios que oscilan entre el 20% y el 55% frente al 10%-20% en la población general. Si en el ámbito general de la salud la frecuentación aumenta, en el ámbito de la salud mental esta tendencia se intensifica. Las investigaciones muestran que entre el 16% y el 94% de las mujeres y entre el 2% y el 48% de los hombres con trastornos mentales en tratamiento han sufrido maltrato a lo largo de la vida. A pesar de esta alta tasa de prevalencia, los estudios alertan de una infradetección del fenómeno en los servicios sanitarios, detectando barreras en las víctimas para exponer su experiencia y en los profesionales para detectar, prevenir y tratar el problema.

En el caso de las víctimas se ha encontrado una mayor probabilidad de sufrir trastornos por estrés postraumático, problemas de ansiedad, depresión y trastornos disociativos.

En los agresores, en cambio, se encuentran mayores tasas de trastornos de personalidad en hombres condenados por violencia grave contra la pareja en comparación con la población general. Los trastornos de personalidad que con más frecuencia se asocian a los agresores son el trastorno antisocial de la personalidad, el límite y el narcisista.

Por todo ello, el principal objetivo de este estudio consiste en determinar la prevalencia de violencia filio-parental en pacientes con trastornos mentales en tratamiento en un hospital de día.

Objetivo del estudio

Con este estudio se pretende establecer la prevalencia de violencia filio-parental en pacientes con trastornos mentales en tratamiento en un hospital de día

Método

Se ha realizado un estudio descriptivo con 180 pacientes con trastornos mentales ingresados en el Hospital de Día-1 del Servicio Navarro de Salud en el periodo comprendido entre enero de 2011 y marzo de 2013.

Los criterios de admisión para el presente estudio fueron: a) ingresar en el servicio para tratamiento; b) dar su consentimiento por escrito para la participación en el estudio; y c) tener más de 17 años.

Fueron criterios de exclusión: a) el desconocimiento del idioma español; b) la existencia de descompensación psicopatológica que desaconsejara la realización del estudio; y c) no completar el protocolo de evaluación. Cabe destacar que por criterios propios de exclusión para el ingreso en el Hospital de Día-1 no son admitidos pacientes con trastornos de dependencia a alcohol u otras drogas como diagnóstico principal, al existir recursos específicos para este perfil en la red de dispositivos de Salud Mental de Navarra.

Siguiendo estos criterios sobre una muestra inicial formada por 269 pacientes, fueron excluidos del estudio 89 sujetos (33,1%), de los cuales 58 (21,5%) rechazaron participar en el estudio, 18 (6,7%) no lo completaron y 13 (4,8%) presentaban una situación de crisis aguda que desaconsejaba su inclusión. De este modo, los sujetos estudiados fueron 180 (66,9%).

Se recogieron variables demográficas y sobre experiencias de maltrato a través de entrevistas semiestructuradas. En este estudio se definió la violencia filio-parental como todo tipo de actos, sean físicos, psíquicos o sexuales que son llevados a cabo de forma reiterada y sostenida en el tiempo, de los hijos hacia los padres, que producen un daño o perjuicio, siendo indiferente la entidad del daño causado o su naturaleza.

Se realizaron análisis descriptivos para todas las variables. En los análisis bivariados entre los pacientes que presentaban experiencias de maltrato y los que no, se emplearon el análisis de χ2 o la prueba t, según la naturaleza de las variables analizadas, considerándose una p < 0,05 como significativa.

Resultados:

La edad media de la muestra total se situaba en torno a los 41 años. Un 59,4% (n = 107) de las personas eran mujeres y un 40,6% (n = 73) hombres. En cuanto al estado civil un 47,8% (n = 86) de la muestra estaba soltera, un 37,8% (n = 68) tenía pareja, un 12,8% (n = 23) estaba separada o divorciada y un 1,7% (n = 3) estaba viuda. El 45% (n = 81) de la muestra se encontraba sin trabajo remunerado, el 36,7% (n = 66) permanecían en situación de incapacidad laboral transitoria, el 15,6% (n = 28) era jubilado y un 2.8% (n = 5) era estudiante.

En relación con la tasa de prevalencia se encontró que el 1,7% (n = 3) de la muestra clínica presentaba violencia filio-parental, el 1,1% (n = 2) la presentaban como agresores y el 0,6% (n = 1) como víctimas.

Discusión:

Los resultados indican una prevalencia de violencia filio-parental que se sitúa en el rango inferior encontrado en otros estudios, el cual oscila entre el 0,6% y un 16% (8).

Una explicación puede estar en, la limitación de la muestra estudiada, ya que todos los sujetos acuden a tratamiento al Hospital de Día I de la Red de Salud Mental de Navarra, siendo un criterio de exclusión para el acceso al servicio ser menor de 17 años. Esta limitación de la muestra puede hacer disminuir la prevalencia de violencia filio-parental, ya que la tasa en el caso de sujetos entre 3 y 18 años, es cercana al 10%, según el estudio de Cornell y Gelles, (1982).

Además otro criterio de exclusión para el acceso al dispositivo es tener diagnóstico principal de consumo de sustancias psicótropas. Las investigaciones muestran una elevada presencia de consumo de alcohol y/o drogas entre los maltratadores, oscilando entre el 50% y el 60% en el caso del alcohol (9,10,11) y en torno al 20% en otro tipo de drogas (12). Sería esperable encontrar una prevalencia mayor en el caso de violencia filio-parental si no se excluyeran a estos pacientes.

Implicaciones para investigaciones futuras:

Es necesario continuar con líneas de investigación que ayuden en la elaboración de programas y protocolos de prevención e intervención psicosociales eficaces.

Referencias bibliográficas:

  1. Campbell, J. C. (2002). Health consequences of intimate partner violence. The Lancet, 359(9314), 1331-1336.
  2. Ruiz-Pérez, I., Plazaola-Castaño, J., Vives-Cases, C., Montero-Piñar, M. I., Escribà-Agüir, V., Jiménez-Gutiérrez, E. & Martín-Baena, D. (2010). Variabilidad geográfica de la violencia contra las mujeres en España. Gaceta Sanitaria 24, 128-135.
  3. Oram, S., Trevillion, K., Feder, G. & Howard, L. M. (2013). Prevalence of experiences of domestic violence among psychiatric patients: Systematic review. British Journal of Psychiatry, 202(2), 94-99.
  4. Robinson L, Spilsbury K. Systematic review of the perceptions and experiences of accessing health services by adult victims of domestic violence. Health & Social Care in the Community. 2008;16(1):16-30.
  5. Trevillion K, Howard LM, Morgan C, Feder G, Woodall A, Rose D. The response of mental health services to domestic violence: a qualitative study of service users' and professionals' experiences. Journal of the American Psychiatric Nurses Association. 2012;18(6):326-36.
  6. Eshelman, L. & Levendosky, A. A. (2012). Dating violence: mental health consequences based on type of abuse. Violence & Victims, 27(2), 215-228.
  7. Fernández-Montalvo, J. & Echeburúa, E. (2008). Trastornos de personalidad y psicopatía en hombres condenados por violencia grave contra la pareja: un estudio en las cárceles españolas. Psicothema, 20, 193-198.
  8. Laurent, A, Boucharlat, J, Anchisi, A.M. A propos des adolescents qui agressent physiquement leurs parents. Annales médico-psychologiques, 1997; (155) 61-64.
  9. Echeburúa, E., Fernández-Montalvo, J. & Amor, P. J. (2003). Psychopathological profile of men convicted of gender violence: A study in the prisons of Spain. Journal of Interpersonal Violence 18, 798-812.
  10. Klostermann, K. C. & Fals-Stewart, W. (2006). Intimate partner violence and alcohol use: Exploring the role of drinking in partner violence and its implications for intervention. Aggression & Violent Behavior 11(6), 587-597.
  11. Stuart, G. L., O´Farrell, T. J. & Temple, J. R. (2009). Review of the association between treatment for substance misuse and reductions in intimate partner violence. Substance Use & Misuse 44(9), 1298-1317.
  12. Stuart, G. L., Temple, J. R., Follansbee, K. W., Bucossi, M. M., Hellmuth, J. C. & Moore, T. M. (2008). The role of drug use in a conceptual model of intimate partner violence in men and women arrested for domestic violence. Psychology of Addictive Behaviors, 22(1), 12-24.

Imprimir Aumentar tamaño fuente Reducir tamaño fuente

Un estudio en el que participa Iñaki Lorea, Psicólogo Clínico Responsable de la Unidad de Trastornos de la Personalidad de la Fundación Argibide publicado en la Revista Actas Españolas de Psiquiatríaabril 2015

Iñaki Lorea Conde, Psicólogo Clínico y Responsable de la Unidad de Trastornos de la Personalidad de la Fundación Argibide ha realizado el estudio Implicaciones de los mecanismos epigenéticos en el desarrollo y tratamiento de los trastornos de la personalidad junto con Patricio Molero que ha sido publicado en la Revista Actas Españolas de Psiquiatría.

La epigenética estudia los procesos de expresión génica que no requieren de la modificación de la secuencia de ADN, es decir, se ocupa de las diferentes trayectorias que un genotipo puede tomar a lo largo del desarrollo del organismo. Estos mecanismos están implicados en procesos biológicos básicos como la diferenciación celular o la selección sexual, en el desarrollo de enfermedades complejas como el síndrome de Rett y en trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia y la depresión, entre otros. Los estudios epigenéticos están proporcionando evidencias de que los eventos ambientales y los factores psicosociales pueden modificar el epigenoma. En este trabajo se revisan los estudios que analizan la influencia de eventos ambientales implicados en la patogénesis de rasgos de conducta y en la expresión fenotípica de dominios sintomáticos propios de los trastornos de la personalidad, como la sintomatología afectiva diferida tras acontecimientos adversos en la infancia y las alteraciones en la modulación del estrés. Además, el conocimiento de estos mecanismos epigenéticos puede contribuir a la identificación de nuevas dianas terapéuticas, tanto farmacológicas como psicoterapéuticas, en el tratamiento de los trastornos de personalidad.

 Puede acceder al texto completo del estudio pinche AQUÍ

Imprimir Aumentar tamaño fuente Reducir tamaño fuente

Beatriz Gutiérez, Psicóloga Clínica de la Fundación Argibide participa en el Estudio "Trastornos psiquiátricos en los casos de suicidio"febrero 2015

El suicidio es un importante problema de salud pública. Uno de los principales factores de riesgo conocidos para el suicidio es el padecimiento de patología psiquiátrica que se identifica en un 90-95% de suicidios consumados, incrementándose el riesgo si existe comorbilidad. Los resultados internacionales sobre la patología psiquiátrica más frecuente son dicotómicos, divididos entre los trastornos del humor y los trastornos psicóticos, si bien los datos en nuestro entorno sobre casos de suicidio consumado son muy escasos.

El estudio ha sido llevado a cabo por Beatriz Gutiérrez-López Psicóloga Clínica y Responsable de los Procesos de Evaluación Psicológica de la Fundación Argibide junto a Esperanza L. Gómez-Durán, M. Azul Forti-Buratti, Anna Belmonte-Ibáñez y Carles Martin-Fumadó.

Metodología
El presente estudio describe las características psiquiátricas y forenses de los casos de suicidio consumado (n=79) acontecidos en la región asistencial de un hospital psiquiátrico entre 2007 y 2010. Los datos forenses fueron obtenidos en el Instituto de Medicina Legal de Catalunya y los datos clínicos a partir de la revisión de las historias clínicas.

Resultados
La mayoría de los sujetos fallecidos por suicidio consumado en la muestra de referencia fueron varones (78,5%) (IC 68,4%-87,3%). El 45,5% (IC 33,8%-57,1%) (35 de 77) de los fallecidos disponía de historia en el circuito de salud mental y/o toxicomanías de la zona, desconociéndose los antecedentes de dos de los fallecidos por tratarse de menores de edad. De los 35 individuos con historia en el circuito de salud mental, el 54,3% (IC 37,1%-71,4%) presentaba un trastorno afectivo; (37,1%, IC 22,9%-51,4%) trastorno depresivo; 14,3% (IC 2,9%-25,7%) trastorno bipolar y el 17,1% (IC 5,7%-31,4%) un trastorno del espectro psicótico. Además, el 48,6% presentaba comorbilidad psiquiátrica no relacionada con tóxicos y el 42,9% (IC 25,7%-60,0%) comorbilidad con trastornos relacionados con sustancias.

Conclusiones
Las características psiquiátricas y forenses del fenómeno del suicidio consumado en nuestro entorno confirman los datos internacionales sobre una tasa elevada de patología psiquiátrica y un patrón característico en cuanto a metodología suicida.

 Puede acceder al texto completo del estudio pinche AQUÍ

Pág. 2 de 5
FUNDACIÓN ARGIBIDE - C/ Iturrama 7, entreplanta, 31007 Pamplona (Navarra)
T 948 266 511 - F 948 266 650
info@fundacionargibide.org